Condominios fueron campo fértil para fraude de seguros tras María, plantea demanda

Piles of damaged property along the side of the highway after hurricane Irma

Seis años después del huracán María, todavía quedan reclamaciones judiciales por los daños que el fenómeno causó y el paso del tiempo ha incrementado la magnitud de las imputaciones.

En una demanda reciente, Multinational Insurance Company (MIC) imputó a nueve condominios haberse confabulado con entidades y profesionales que llegaron a la isla después del huracán con el propósito expreso de cometer fraude en las reclamaciones. Los condominios tenían demandas previas con la aseguradora sobre los pagos de sus reclamaciones, pero en julio pasado la aseguradora pidió al tribunal que decrete la nulidad de las pólizas por múltiples tipos de fraude que cometieron los asegurados.

“[El huracán María] atrajo bufetes de Estados Unidos, inversionistas, especuladores y firmas de consultores cuyo único fin era el de ofrecer sus servicios a los Consejos de Titulares de condominios en Puerto Rico, y a otros beneficiarios de pólizas comerciales, para someter reclamaciones de pérdidas fraudulentas, infladas y sobrevaloradas. En estas reclamaciones sobrestimaron considerablemente el valor real de los daños de propiedad tangible. Ello en clara contravención del principio de utmost good faith (buena fe) que permea toda relación contractual sobre seguros”, dijo MIC al tribunal como preámbulo antes de detallar las varias formas en que cada condominio cometió fraude.

“Todos los asegurados que contrataron a estos inversionistas especuladores, y a sus respectivos consultores, aumentaron e inflaron exponencialmente las reclamaciones de daños notificadas a MIC. El sistema de fraude creado, promulgado y ejecutado por los aquí demandados ha causado daños a MIC, al tener que incurrir en gastos de servicios periciales, deposiciones y de ajuste, entre otros gastos de litigios, para enfrentar con criterio informado reclamaciones fraudulentas. Dichas reclamaciones presentan informes a 3, 4 y 5 años del huracán María por daños que nunca fueron reclamados originalmente, y en donde existe una gran disparidad entre las reclamaciones originales presentadas por los asegurados aquí demandados”, añadieron.

Los actos de fraude han impedido que, a seis años del huracán, los condominios lleguen a acuerdos finales que les permita rehabilitar sus propiedades. “Ello, al amparo de la falsa expectativa de que obtendrían una indemnización sustancialmente mayor a la que razonablemente tienen derecho”, resaltaron los abogados de MIC, el bufete Cancio, Nadal & Rivera LLC.

Los condominios demandados son Ashford Imperial, Camino Terraverde, Bosque del Río, Condado del Mar, Paola, Villas del Mar, Surfside Mansions y Portales de Carolina. También está demandada Eli, S.E., propietario de un edificio comercial.

Las entidades son Forensic Building Science, Inc. (FBS, de Minnesota), Case Strategies Group, Inc., Attenure Group LLC (de Delaware), el fideicomiso Attenuher Holding 8, y HRH Property Holding LLC. Los individuos son el ingeniero Agustín Mujica, el perito Raymond P. Shipley, y el ingeniero André Melo.

En la mayoría de los casos, los condominios tenían ajustadores y habían sometido informes de pérdida a MIC. Pero los demandados entraron en la relación y revisaron los informes para inflarlos mediante imputar daño que no habían ocurrido, gastos de reparación innecesarios, someter estimados que eran varias veces lo que ya el condominio había pagado por arreglos realizados, reportar daños varias veces mayores a los que decían los estimados que ya tenían en la mano para los trabajos, incluir en las reparaciones materiales que no estaban antes, y someter reclamaciones mayores al mismo valor tasado que tenía la propiedad en la póliza. En un caso, la diferencia entre el estimado de daños de MIC y el del asegurado era de 1,800%.

Según la demanda, en uno de los esquemas, el bufete Raizner Lee, LLC, de Texas, se asoció con bufetes locales para entrar en la representación de los condominios con la condición de que se usaran los servicios de FBS y Mujica, quienes procedieron a inflar las valoraciones de daños “por millones de dólares, en, prácticamente, todos los casos”. Raizner Lee sufragaba los servicios de FBS y Mujica y esperaban recobrar mediante el aumento de las reclamaciones.

Otro esquema imputado es que Attenure Group LLC creó el fideicomiso Attenure Holding Trust 8, colocó a HRH como fiduciario, compraban al condominio una participación en la reclamación, les adelantaban sumas de dinero, tomaban control del manejo de la reclamación y procedían a inflar y sobrevalorizar las reclamaciones con la participación de Shipley y Case Strategies, entre otros.

Una vez con el control de la reclamación, Attenure hacía inspecciones nuevas, hasta dos años después del paso del huracán, y presentaban daños que no habían sido presentados en la reclamación de pérdida original.

Además de la nulidad de las pólizas, se pide al tribunal que condene a los demandados a “reembolsar a MIC cualesquiera partidas que hayan recibido, ya como adelanto del pago de sus pérdidas, o como la cantidad determinada mediante ajuste”. La aseguradora pide $600,000 por gastos y $1 millón por daños económico.

Share the Post:

Related Posts